¿Sabemos realmente en qué consiste la disciplina?

Por: Jesús Martí / Coach and Life


Un deportista no puede alcanzar sus metas de cualquier manera confiado a su talento y a la suerte, o con el espíritu de “hoy trabajo más porque tengo más ganas” o “hoy me esfuerzo menos porque no tengo un buen día”. El deportista requiere disciplina y debe ejercitarla ya sea que esté en edad de formación, sea un deportista senior o si ha pasado a desempeñar la labor de técnico. La disciplina hay que ejercitarla hasta el final de la vida o hasta que se alcance la perfección… y es mucho más probable que lo primero suceda antes.

¿Pero sabemos realmente en qué consiste la disciplina? La disciplina la podemos definir como el proceso de la toma de conciencia, de limpieza del desorden interno, de arrancar las tensiones, creencias y miedos parasitarios. Es un proceso de suspender los prejuicios y poder aceptar lo que averigües de ti mismo, corregirte cuando te desvíes y continuar con tu camino marcado hacia tu objetivo.

La disciplina consiste en preguntarse a cada momento ¿estoy actuando con integridad, y soy congruente en acción, pensamiento y sentimiento? No hay necesidad de flagelarse si la ejecución no da la talla. Simplemente sé consciente y vuelve a elegir. Sin condenas morales.

La disciplina es el alejamiento de la fragmentación. Te permite seguir la línea contínua y recta de tu intención y no ser apartado fácilmente de ella aún cuando otras fuerzas, internas o externas, se crucen en tu camino y pretendan desviarte. La disciplina es lo que haces para sincronizar tu cuerpo y tu mente.

A través de la disciplina puedes aprender dónde están tus fugas de energía y cómo inviertes esa energía en acciones y sobre todo en pensamientos innecesarios o contraproducentes. Al progresar, podrás escoger dónde usar tu energía para tu mejor provecho. Ten en cuenta que ser totalmente impecable no es el estándar exigido. Teniendo la impecabilidad como intención, ser consciente de los momentos de no-impecabilidad y hacer las correcciones necesarias, esa es tu disciplina.

Pero es importante recordar que la disciplina no es un resultado obtenido. Es la acción diaria, la práctica, el entregarse a la tarea con constancia. Algunos días sentirás que vas a alguna parte, otras veces no, pero aún así seguirás porque los efectos de la disciplina son acumulativos, sumándose a lo largo de las horas, días y años de la vida del deportista.

A medida que te hagas más disciplinado serás consciente más rápidamente de cuándo te estás desviando de tu camino. No te saldrás de tu rumbo tanto como antes y regresarás a él más rápidamente. La conciencia de cuándo tus actos son congruentes con tu camino y cuándo no, es la esencia de la disciplina.

www.coach-and-life.eu
facebook.com/coandli
jesusmcoaching@gmail.com

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *